MERKABÁ PEREGRINACIONES

La peregrinación es un signo peculiar en el Año Santo, porque es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia. La vida es una peregrinación y el ser humano es viator, un peregrino que recorre su camino hasta alcanzar la meta anhelada. También para llegar a la Puerta Santa en Roma y en cualquier otro lugar, cada uno deberá realizar, de acuerdo con las propias fuerzas, una peregrinación. Esto será un signo del hecho que también la misericordia es una meta por alcanzar y que requiere compromiso y sacrificio. La peregrinación, entonces, sea estímulo para la conversión: atravesando la Puerta Santa nos dejaremos abrazar de la misericordia de Dios y nos comprometeremos a ser misericordiosos con los demás como el Padre lo es con nosotros " Papa Francisco. Misericordiae Vultus. Bula del Jubileo de la Misericordia. 11 abril 2015